2008/04/06

Unas que llegan y otras se van

Hierba de cuajo, Cynara cardunculus © Luis Fernández Torrero, 2008

Igual que las aves, las plantas también se van sucediendo en los paisajes belalcazareños. Luis Fernández Torrero, fotógrafo por excelencia de la Asociación Amigos de Belalcázar Villa de Monumentos, nos hace llegar imágenes de sus últimas excursiones por el terruño zorruno, donde vemos bien estas sucesiones. Mientras la hierba de cuajo (antepasado silvestres del cardo cultivado y la alcancilera) no se atreve aún ni a asomar los brotes de sus futuros capítulos florales, la hierba centella está estos días 'que se sale'.

Hierba centella, Ornithogalum orthophyllum baeticum © Luis Fernández Torrero, 2008
A cambio, las plantas que florecieron en el invierno están ahora llenas de frutos, como ocurre con las llamativas berenjenillas anaranjadas de las mandrágoras. Eso sí, como ya hemos comentado en otras noticias recientes del blog, conviene que llueva con ganas en los próximos días, si no queremos que la aridez del verano nos sorprenda ya en pleno mes de abril.

'Berenjenilla' o fruto de Mandragora autumnalis © Luis Fernández Torrero, 2008

2 comentarios:

Claudio dijo...

Por vez primera, después de observar, durante años, las flores de las mandrágoras he tenido la ocasión de ver sus frutos. Observando que producen muchas más flores que frutos y que éstos maduran, por nuestra tierra, entre finales de invierno y principios de primavera
Claudio.

Claudio dijo...

Este fruto de mandrágora ha sido devorado, hace unos días, por las babosas negras; han dejado únicamente el rabillo, cáliz y semillas. Se comieron toda la piel, que es bastante dura y resistente, y toda la pulpa: se aprecia, como prueba del delito, la baba ya seca y brillante de su rastro Durante todo el invierno se comen, también, grandes rodales de las hojas. Parece como si a estos moluscos terrestres no les afectara la toxicidad de la mandrágora.