2018/09/18

Página web sobre los sellos dedicados a Belalcázar y a Los Pedroches.

Nuestro paisano José Cortés, quien como sabéis desarrolla hace muchos años una excelente labor de difusión de los valores, cultura y monumentos de Belalcázar a través de sellos postales que él mismo diseña, acaba de abrir una página web para dar a conocer ese particular tesoro filatélico. La dirección es: http://belalcazarensellos.blogspot.com/



La página web, abierta desde mediados de agosto, permite el acceso a la información sobre las colecciones que José ha ido elaborando, y que se expusieron este verano en Belalcázar entre el 15 y 17 de agosto, como ya anunciamos con antelación en este blog. Además de series dedicadas a la población, la página web incluye otras relativas a los diferentes municipios del Valle de Los Pedroches; éstas últimas se reflejan en dos series (una de escudos locales y otra con motivos identificativos de cada población), de 17 sellos cada una.

Los sellos pueden verse a suficiente resolución como para apreciar bien su contenido y diversidad -¡y por supuesto el trabajo realizado por José para su diseño!-, y se anuncian además tanto los sobres en los que se remiten las colecciones, como fondos para poder colocarlos si se quieren tener luego en casa montados en marcos fotográficos. La página aporta la dirección de contacto (tusellolospedroches@gmail.com)  para que quien esté interesado/a en adquirirlos pueda solicitarlos a José Cortés.

2018/09/15

Plantas japonesas en nuestros patios y jardines

La mayoría de plantas ornamentales proceden de otros países, a veces de latitudes muy alejadas. Quizá uno de los ligares de donde no imaginaríamos que provienen algunas de nuestras plantas cultivadas es Japón. Sin  embargo, es la zona de origen de algunas de las especies más populares de nuestros patios y macetas.


Bonetero japonés o de jardín, Euonymus japonicus, Belalcázar, 08.2018. Arriba, detalle de flores y hojas. Abajo, ejemplar sometido a poda artística, en la Plaza de la Constitución. 


Entre las especies más populares, ampliamente cultivada además en los jardines belalcazareños, se encuentra el bonetero, cuyo nombre científico es Euonymus japonicus. Aunque esta especie tiene varios congéneres europeos, éstos últimos, menos rústicos, no son objeto de cultivo en nuestra zona. Esta planta raramente se asilvestra, y de hecho suele ser difícil verla fructificada, por lo que la dispersión de sus semillas -forman parte de frutos carnosos que pueden dispersar las aves- es muy inhabitual. La especie se cultiva por su follaje y por su facilidad de manejo en jardín, adaptándose bien a la poda de formas caprichosas o 'topiaris'. A cambio las flores suelen ser poco atractivas, y no es raro ver sobre ellas hormigas, que hacen de 


Lonicera japonica en el jardín de la plaza de Sebastián de Belalcázar. 08.2018.

Otra especie frecuente, sobre todo en setos y casas de campo, es la madreselva de jardín, Lonicera japonica. Se trata de una de las especies que recibe a menudo el nombre de 'chupamiel' o 'chupamieles', ya que cuando se arrancan sus flores, éstas suelen conservar en su base una pequeña gota de néctar; las flores están a su vez muy perfumadas, lo que aumenta su atractivo para su uso en jardinería. Como en el caso anterior hay diversas especies nativas del mismo género, pero no son objeto de cultivo. A diferencia del bonetero, sin embargo, la madreselva japonesa se asilvestra con relativa facilidad, sobre todo en cerca de ríos, acequias, etc. Tanto el bonetero como la madreselva producen frutos carnosos que pueden ser dispersados por la aves, pero que aparecen con más dificultad en el primero de los dos casos citados. 


Paragüina, Ligularia japonica. Ejemplar cultivado en Sagunto, Valencia. 02.2017

Otra especie cuyo nombre atestigua su origen japonés es Ligularia japonica (=Farfugium japonicum), conocida a menudo por Belalcázar como 'paragüina', y de la que hay diversas variedades. Para algunos botánicos se trata de una forma de otra especie del mismo género con mayor área de distribución en toda Asia oriental, Ligularia sibirica, pero la opinión más consolidada es la de considerar la planta japonesa como una especie independiente. 


 
Grupo de ejemplares de Ligularia japonica en flor en el Jardín Botánico de Valencia, 11.2014. A la derecha planta cultivada en Valencia, vista en mayor detalle, 11.2006. 

La forma más tradicional de la paragüina es la de hojas grandes y relativamente rígidas, muy recurvadas hacia el interior. En las últimas décadas, sin embargo, se ha extendido el cultivo en Belalcázar y pueblos cercanos de otras variedades, de hojas más blandas y manchadas en diferentes colores. La denominada 'variegata' tiene hojas con manchas blancas formando bandas o dispuestas en el borde, La 'aureomaculata' es una variedad cultivada con hojas que poseen manchas dispersas de color amarillento.


Ligularia japonica 'variegata'. Belalcázar, 04.2006.


Ligularia japonica 'aureomaculata'. Belalcázar, 04.2006.

Las paragüinas no se conocen asilvestradas en nuestra zona. De hecho no es frecuente verlas en flor, aunque tampoco es raro en los ejemplares adultos, que suelen hacerlo a finales del otoño y principios del invierno. Las flores recuerdan por su aspecto a las de la vara de Santiago (Senecio jacobaea) pero son más gruesas y formando grupos menos densos.

2018/09/12

El ramo o velo de novia

Una de las especies ornamentales de cultivo tradicional en Belalcázar es el ramo o velo de novia, una especie norteamericana del género Euphorbia, el mismo al que pertenecen las lechetreznas. El nombre científico de la especie es Euphorbia marginata.  La hojas son verdosas, a menudo con márgenes de color blanco que se hacen más amplios al acercarse al extremo del tallo.

Ejemplar de ramo de novia. Belalcázar, 08.2018.

Se trata de una planta anual que florece en pleno verano, prolongando bien su floración desde julio hasta septiembre. Las flores son realmente muy poco llamativas, pero a cambio este escaso atractivo se compensa por la disposición de las brácteas u hojuelas superiores de las inflorescencias, de color blanco puro con una franja central verdosa. Como el esto de especies de lechetreznas, las hojas y tallos gotean al romperse abundante látex o 'leche' de color blanco; este látex es irritante, y en medicina popular se usaba en ocasiones para combatir las verrugas, aunque con menos eficiencia que otras especies más utilizadas como la higuera, la celidonia, etc.

Fotografía de detalle de las flores, rodeadas de las brácteas que dan a la planta el típico aspecto de 'ramo de novia'. Belalcázar, 08.2018.

Aunque en Belalcázar u otras localidades próximas no sea especie rara en cultivo doméstico y puntualmente en jardines públicos, tampoco es una especie abundante, ni suele verse todos los años en las mismas casas, ya que es una especie anual que desaparece completamente cada año y ha de germinar de nuevo a partir de las semillas del año precedente. Afortunadamente no es una especie invasora, y a los sumo suele aparecer asilvestrada  siempre cerca de donde se plantara con antelación.

2018/09/10

Conviviendo con aviones y golondrinas

Golondrina común. Belalcázar, 08.2015.

A lo largo de los últimos meses hemos vuelto a disfrutar como cada año de la presencia de aviones y golondrinas, aves ampliamente conocidas y populares en Belalcázar. De golondrinas tenemos dos especies, la común (Hirundo rustica) y la dáurica (Cecropis daurica), aunque la primera, con machos de garganta roja, es la más conocida; la segunda posee tonos más pardos y manchas anaranjadas  en la nuca y por encima de la cola. La golondrina común suele llegar a finales de marzo o principios de abril, aunque hay estudios que señalan que en los últimos años están adelantando su llegada y pueden aparecer ya desde mediados de marzo; su partida hacia África se produce a partir de mediados o finales de septiembre. 

 
Nido de golondrina común. Belalcázar, 08.2014

La golondrina común suele nidificar a cubierto, a menudo dentro de las casas, pajares, etc. El nido tiene forma de cazoleta abierta por su parte superior. La mayoría de nidos que suelen observarse en las calles corresponden sin embargo al avión común (Delichon urbica), más gregario y nidificante en el exterior. Aprovechan sobre todo los aleros que no tienen instaladas canales u otras estructuras que obstaculicen su labor de construcción de los nidos y alimentación de las crías. Los nidos son también de barro como los da las golondrinas pero más cerrados, con una sola entrada lateral.

Grupos de aviones comunes en Belalcázar, 08.2018 (fotos superior e inferior)


El avión común, de vuelo menos ágil que las golondrinas, carece de los tonos rojizos o anaranjados de aquellas otras especies, y la forma ahorquillada de su cola suele ser menos pronunciada por lo que suele ser fácil de diferenciar. Es a veces más tempranero que aquéllas en su migración para venir a la península Ibérica, y a cambio parte hacia África algo más tarde; puede decirse por tanto que suele estar un poco más de tiempo entre nosotros. En Belalcázar se puede ver a menudo formando grandes grupos en los cables de los tendidos eléctricos o cerca de las zonas donde nidifican. En lo que queda de septiembre probablemente aún podremos ver todas estas especies, que nos irán dejando entrado el otoño, para volver de nuevo en 2019.

Nidos de avión común. Belalcázar, 03.2016.

2018/07/30

Exitosa función de teatro por la compañía Viríquilos

El 28 y 29 de junio, el auditorio del Cerro de la Penitencia acogió la representación de la obra humorística 'Las Pelópidas' , del alcoyano Jorge Llopis, a cargo de la compañía belalcazareña Viríquilos. La dirección de la obra la realizó Francisca Jiménez, que además actuaba representando a Elektra, uno de los personajes principales. La obra contó con el apoyo del Ayuntamiento de Belalcázar.

Paco Quintana y Antonio Murillo, representando respectivamente a los personajes de Ántrax y Faetón.


La opinión más generalizada es que la representación fue sido todo un éxito, con un notable nivel interpretativo por parte de los actores, y un excelente trabajo de todo el equipo que hizo posible la obra (personal encargado del maquillaje, vestuario,  decoración, sonido, etc.).

Otro momento de la obra, con la intervención de Paco Quintana y Francisca Jiménez, en los papeles de Ántrax y Elektra.

Felicitamos desde aquí a la compañía de teatro y animamos a todos/a sus componentes a representar la obra en más lugares, y a incluir en su repertorio futuro otras nuevas que sin duda serán bien acogidas. También hay que agradecer el apoyo recibido por el Ayuntamiento de Belalcázar.

Despedida de los actores y parte del equipo técnico de la compañía.

Eclipse lunar

Imagen de la luna en el tramo central del eclipse


El pasado 27 de julio pudo contemplarse desde Belalcázar el eclipse lunar completo, que se prevé que sea el más largo del siglo. La luna llena se tiñó de tonos anaranjados y rojizos, al recibir de modo difuso la iluminación solar, por la interposición de la Tierra entre ambos astros. El eclipse se observó mejor desde sitios elevados, mirando hacia el este.

Imagen en un momento más avanzado, al empezar a iluminar el sol el lado izquierdo de la luna.

2018/05/03

Nueva exposición de Damián Flores

Nuestro pintor Damián Flores Llanos participa en la exposición colectiva que se ha inaugurado hoy, 3 de mayo, en la Casa Sefarad de Madrid (c/ Mayor, 69), dedicada a las 'ciudades literarias', donde se reflejan visiones de ciudades ricas en eventos culturales que han atraído a escritores, poetas, etc. 

 
'Última sesión', uno de uno de los cuadros expuestos en la exposición. Imagen propiedad de Damián Flores en https://www.damianflores.com/las-ciudades-literarias/

La exposición, que estará abierta hasta agosto, recoge cuadros de 11 artistas, centrándose cada uno en una o más ciudades, en su mayoría mediterráneas. La aportación de Damián Flores está referida sobre todo a la ciudad de Tel Aviv, en Israel. 

Encontraréis amplia información sobre la exposición, incluyendo las iágenes de los cuadros aportados por Damián, en su página web y de Facebook:
https://www.damianflores.com/las-ciudades-literarias/
https://www.facebook.com/damian.floresllanos

Exposición de sellos de Belalcázar

Nuestro paisano José Cortés prepara para este próximo verano una exposición filatélica que podrá visitarse en los primeros días de feria. Podéis ver el cartel que nos ha hecho llegar.


Se ha previsto exponer 45 sellos divididos en 4 series:
-General, con diversos temas belalcazareños que suman 20 sellos diferentes.
-Colección de 14 sellos sobre Sebastián de Belalcázar, referidos tanto a su figura como a las ciudades que fundó o donde vivió en América.
-Serie dedicada a la Patrona de Belalcázar, de 6 sellos.
-Serie dedicada a la Semana Santa belalcazareña, de 5 sellos.

La exposición se complementará además con otros elementos como sobres, o una colección de sellos de ficción -no de curso legal- con temas sobre Belalcázar.


Para quienes deseen adquirir los sellos es conveniente que hagan la correspondiente reserva encargándolos antes del 15 de junio, ya que al ser de curso legal y haberse agotado reservas previas para alguna de las colecciones, José Cortés deberá solicitarlos específicamente a  Correos antes de la exposición. Los detalles sobre cómo hacer la reserva los tenéis en la siguiente página web:
https://rincontusello.blogspot.com.es/search/label/Sellos%20de%20Belalc%C3%A1zar

Las reservas deben solicitarse al correo: tusellolospedroches@gmail.com 

2018/04/14

Las plantas crasas más humildes

El género Crassula, que da nombre a la gran familia botánica de las crasuláceas, es probablemente el que exhibe mayor diversidad y contraste de formas y tamaños de todo ese grupo de plantas. Se distribuye como género nativo en todo el Viejo Mundo, aunque su gran centro de diversidad se localiza en el sur de África, de donde provienen casi todas las especies ornamentales de este género, como los conocidos 'arbolitos de jade' (Crassula ovata).

Crassula ovata, planta de origen sudafricano conocida como 'árbol de jade', frecuentemente cultivada. Catarroja, Valencia, 05.09.2015.

A diferencia de esas plantas cultivadas, los representantes nativos belalcazareños de este género son plantas humildes que apenas levanta 2 o 3 mm del nivel del suelo, y cuyas hojas apenas alcanzan el grosor de un grano de arena. La abundante lluvia del invierno de 2018 ha hecho que germine en abundancia, dando lugar a lo que suele llamarse localmente 'musgo rojo', pero que realmente no corresponde a un genuino musgo, sino a las colonias de la especie Crassula tillaea. Sus diminutas hojas se disponen como tejas, unas sobre otras, desde la base hasta el extremo de los tallos.

Crassula tillaea, en la Estación de Belalcázar (El Viso), 29.03.2018

Como ya indicamos en otras ocasiones en el blog, en Belalcázar existe además una segunda especie, menos abundante y restringida a zonas cercanas a los fondos de arroyos, vaguadas, etc. Se trata de la especie Crassula vaillantii, que se diferencia de la anterior por tener los grupos de hojas más separados. En ambos casos, se trata de plantas heliófilas, es decir, que requieren la iluminación directa del sol, por lo que es raro verlas bajo la cobertura de otras plantas de mayor talla. 

Plantas de Crassula vaillantii en Belalcázar, 15.04.2009.

 
Aspecto comparado de los tallos de C. tillaea (izquierda, 24.06.2016) y C. vaillantii (derecha, 15.04.2009).

2018/04/12

La expansión del árbol del cielo

El llamado árbol del cielo corresponde a la especie Ailanthus altissima (=Toxicodendron altissimum), una planta de origen asiático perteneciente a la famila de las Simarrubáceas, no nativa de Europa. Cada vez es más frecuente designarla simplemente como 'ailanto'. En algunas ocasiones hemos hablado de esta planta en el blog, atendiendo a otro de sus nombres populares, 'arbol de la estación' o 'arbol de la vía del tren', ya que esta especie se utilizó desde finales del siglo XIX como ornamento en muchas estaciones ferroviarias españolas, desde donde se expandió con rapidez a lo largo de las vías, colonizando los taludes que las orlan.

Copas arbóreas fructificadas de Ailanthus altissima en la Estación de Belalcázar, El Viso de los Pedroches, 18.08.2015.

La principal colonia asilvestrada de esta especie invasora en el sector occidental de Los Pedroches es probablemente la de la Estación de Belalcázar, en el término municipal de El Viso. La expansión de esta especie está asegurada por sus frutos alados o 'sámaras', las mismas que le han permitido dispersarse fácilmente aprovechando las corrientes de aire producidas por el paso de los trenes.

Ejemplares de ailantos al principio de la primavera en la Estación de Belalcázar, mostrando abundantes sámaras, 29.03.2018.

El antiguo nombre Toxicodendron para el género Ailanthus hacia mención a la toxicidad de las hojas y brotes de la planta, que de hecho suelen ser evitados por el ganado doméstico. Además, esas mismas hojas poseen fenoles y otros productos químicos que a menudo inhiben la germinación de muchas plantas anuales, lo que unido al comportamiento rizomatoso de esta especie, favorece que formen colonias densas que compiten contra los árboles y arbustos autóctonos en los hábitats que colonizan. 

2018/04/11

Las estelas de los aviones

Una de las formas más extendidas de contaminación paisajística, aunque fugaz, son los rastros blancos que dejan en el cielo los aviones, y que se conocen técnicamente como 'estelas de vapor'. Lejos de los que suele pensarse, parecen estar formadas por vapor de agua, que permanecen en el cielo debido al fuerte contraste de temperatura entre el motor de los aviones, de varios centenares de grados, y la del aire que los envuelve, que a menudo alcanza varios grados bajo cero. Al pasar el aire por los motores, éste se calienta rápidamente y luego pasa a condensarse formando un vaho que puede permanecer bastante tiempo en el cielo, si la temperatura en esa zona es muy baja. De hecho, suele indicarse las estelas suelen ser más fáciles de ver desde mediados del otoño a la primavera, cuando incluso a baja altitud el aire permanece más frío. 

Estelas sobre el cielo belalcazareño, 01.04.2018

Aunque existen opiniones que consideran que parte de las estelas pueden deberse a aditivos químicos usados en la aviación civil y militar, no parecen existir pruebas contundentes a favor de dicho criterio; no obstante, si os interesa el tema, podréis encontrar abundantes artículos en internet, que os permitirán posicionaros en favor de unas u otras opiniones. Sea como sea, su abundancia se ha multiplicado notablemente en los últimos años, y raro es el lugar de la geografía española que pueda sentirse libre de sus efectos, y donde pueda llegar a hacerse una fotografía libre de los trazos blancos sobre el cielo. Aparentemente, esta mayor abundancia se debería sobre todo al notable incremento del tráfico aéreo registrado en las últimas dos décadas, que se deja notar sobre todo en lugares situados bajo rutas utilizadas por la aviación comercial -como ocurre de hecho en el caso de Belalcázar y localidades de su entorno-. 

Estelas de vapor producidas por aviones, contrastando con la veleta de la Casa de Osuna o antigua Casa del Diezmo del condado de Belalcázar, 01.04.2018.

2018/04/09

Edificios para los gorriones

Los gorriones belalcazareños, como ya hemos comentado en alguna ocasión en el blog, utilizan diversos sustratos para hacer sus nidos, llegando a formar a veces grandes colonias, como las que se instalan sobre las palmeras canarias de la Plaza de la Constitución de Belalcázar. Esta tendencia colonial es es parte culpable del comportamiento gregario de esta especie, cuyo nombre científico más habitual es Passer domesticus -lo que traducido a nuestra lengua sería algo así como 'pájaro doméstico', nombre que le viene como anillo al dedo. 


Al alejarse del núcleo urbano, los gorriones suelen usar otras estructuras para nidificar, y una de las más peculiares son sin duda los grandes nidos de las cigüeñas (Ciconia ciconia), que acaban siendo para ellos auténticos bloques de viviendas. La mayoría de nidos de cigüeña de Belalcázar poseen a su vez colonias de cría de gorriones, que son fáciles de ver sobre todo en primavera, cuando esta especie se encuentra en plena época de cría. Las imágenes de esta nota del blog corresponden al nido que corona la ermita de Nuestra Señora de Consolación, fotografiado a comienzos de abril de 2018, pero pueden observarse casos similares en el resto de ermitas, iglesias y algunos de los cortijos del término municipal, al igual que ocurre en otros muchos sitios similares en Los Pedroches y las comarcas próximas.

2018/04/08

El hábitat de las orejillas de fraile

Las orejillas de fraile, conocidas también como 'ombligo de Venus', son plantas crasas del género Umbilicus, representadas en Belalcázar y otros pueblos de Los Pedroches y comarcas cercanas por varias especies, aunque la más abundantes son U. rupestris, y U. helylandianus -ambos de flores más o menos colgantes, aunque en el segundo caso son más alargadas. Se trata de plantas perennes, que tienden a agostarse en verano y sobreviven gracias a un tubérculo situado bajo el nivel del suelo. 'Umbilicus' es la raíz latina de nuestra palabra 'ombligo', y hace mención al aspecto aparasolado y hundido por el centro que tienen las hojas de esta planta.

Ejemplares de Umbilicus rupestris creciendo sobre un tejado. Belalcázar, 01.04.2018

El hábitat más frecuente de nuestros Umbilicus son las repisas de rocas, los muros de las casas antiguas y los tejados, donde llegan a crecer profusamente sin tener apenas suelo sobre el que instalarse. Sus tubérculos les permiten anclarse en las grietas y rendijas del sustrato. Sin embargo, en años lluviosos como viene ocurriendo en 2018, no es raro observar estas mismas plantas creciendo directamente sobre el suelo en zonas urbanas, a menudo poco alejadas de los muros y tejados donde crecen con más profusión. Estos ejemplares de hábitat terrestre raramente sobreviven más de una generación.

Plantas de la misma especie ya ilustrada, pero creciendo sobre suelo, aprovechando la primavera lluviosa del año 2018. Belalcázar, 29.03.2018.

La orejillas de fraile pertenecen a la familia de las Crasuláceas, la misma en la que se enclavan la mayoría de plantas crasas tanto silvestres como cultivadas. Como la mayoría de ellas, el zumo de sus hojas puede utilizarse como calmante y refrescante para las heridas y contusiones, aunque dicho uso se fue abandonando con el tiempo, a medida que la farmacopea moderna facilitó medicinas más efectivas para la misma finalidad, Dada la forma de las hojas, a menudo se usaba a modo de emplasto, raspándolas para eliminar su cutícula y aplicándolas directamente sobre la piel. 

2018/04/07

El despertar de los acantos

En estos días del primer tramo de la primavera emergen del suelo las hojas de los acantos, plantas conocidas en Belalcázar bajo el nombre popular de 'ala de ángel', por el aspecto de sus hojas. Aunque a menudo se han considerado nativos, la mayoría de botánicos españoles consideran que el acanto (Acanthus mollis) es una especie introducida en época antigua y posteriormente asilvestrado de modo natural, al caer sus semillas en ambientes propicios, sobre todo riberas de ríos y sotobosques umbrosos.

Emergencia de las hojas nuevas del ala de ángel, Acanthus mollis, en el jardín de la plaza de Sebastián de Belalcázar, 30.03.2018

En Belalcázar se cultiva a menudo en las casas, en suelo o en grandes macetas. También podemos observarlo cultivado en exterior, como ocurre en el la plaza de Sebastián de Belalcázar, donde la mano del jardinero municipal ha sabido mantenerla desde hace décadas. La planta es ligeramente rizomatosa pudiendo formar colonias de pocos ejemplares, pero se propaga fundamentalmente a través de semillas, que están encerradas en frutos elípticos defendidos por sépalos fuertemente espinosos.

 
Ejemplares en flor de ala de ángel, y detalle de la furctificación. Quart de Poblet, Valencia, 19.05.2006 y 03.06.2006.

La palabra Acanthus corresponde al nombre con el que se designaba esta especie en latín en época romana, y deriva de un término griego que significa 'espina'; el epíteto mollis hace a cambio referencia a la textura blanda de las hojas de la planta. Además de por su utilización en jardinería y por algunas propiedades medicinales, el acanto es sobre todo conocido por su uso como motivo arquitectónico, al ser el principal elemento representado en los capiteles de estilo corintio; el orden corintio se inició hacia el siglo IV a.C., y la forma de sus capiteles se extendió ampliamente en estilos arquitectónicos posteriores.

Capitel de columna románica del siglo XI representando las hojas de acanto, conservado como pieza museística en la catedral de Burgos. 

2018/04/06

La floración primaveral de las mandrágoras

Como ya hemos indicado en otras ocasiones, la mandrágora presente en Belalcázar corresponde a la especie Mandragora autumnalis, que posee ese nombre científico debido a su floración otoñal. Se trata de una especie abundante en del cuadrante sudoccidental de Andalucía, sobre todo en la cuenca del Guadalquivir, que se hace a cambio muy rara en la del Guadiana, a la que pertenecen los ríos belalcazareños.

Ejemplar de Mandragora autumnalis con flor primaveral. Belalcázar, 29.03.2018.

En época medieval, las antiguos farmacéuticos y médicos distinguían entre la mandrágora hembra o de Occidente, M. autumnalis, de floración otoñal, y la de Oriente o mandrágora macho, M. officinalis, mucho más robusta y de floración primaveral. Sin embargo, no es raro que la mandrágora de flor otoñal vuelva a florecer, con menor potencia, a finales del invierno o principios de la primavera, cuando vuelven a darse condiciones climárticas parecidas a las de finales del otoño. En tal caso, se suelen dar floraciones débiles, con pocas flores, que además producen raramente las típicas 'berenjenillas' o frutos de esta especie. En 2018 se ha dado precisamente este fenómeno, llegando a observarse flores sobre algunos ejemplares de la especie en Belalcázar.