2007/03/19

Junquillos blancos de Sierra Madrona

Narcissus pallidulus

El Dr. Ramiro García Río nos ha facilitado imágenes de los diferentes tipos de junquillos silvestres de Sierra Madrona y el Valle de Alcudia, especies que en algunos casos están ya citadas en el Valle de los Pedroches -y las aún no localizadas tienen alta probabilidad de aparecer, antes o después-. Empezando por los de flora blanca, todos los aportados son de pastizales y matorrales, a veces también en sotobosques forestales. En la foto superior tenemos al inconfundible Narcissus pallidulus Graells, con tépalos fuertemente revueltos hacia atrás, y cuyas flores suelen mirar siempre al suelo.

En la foto intermedia está el espectacular Narcissus cantabricus DC., que ha sido citado en diversos enclaves de los Pedroches, como la sierra del Horcón de Santa Eufemia. A diferencia del anterior tiene la corona abierta, con forma de trompeta, y tépalos enhiestos. Es además menos exigente, pudiendo aparecer en pastizales y matorrales algo más secos e insolados.




Narcissus cantabricus

Para acabar este grupo cabe recordar el caso de los híbridos, pudiendo observarse excepcionalmente el que nos aporta el Dr. García Río, el raro Narcissus cantabricus x pallidulus (ver foto abajo), que aparece conviviendo con sus parentales -las dos especies antes indicadas-.




Narcissus cantabricus x pallidulus

Nota: Todas las imágenes © Ramiro García Río

2 comentarios:

Antonio dijo...

Estimado Emilio: Al ver la imagen del segundo junquillo blanco me he acordado de que hace tiempo, en Solienses, ya identificamos, con tu ayuda, ejemplares de esta especie localizados en la sierra de Pozoblanco. La verdad es que, a través de las fotos, no acabo de ver clara la diferencia entre los tres tipos, pues más bien parecería que corresponden a diferentes etapas de florecimiento. En cualquier caso, sin duda, se trata de una bellísima flor.

Emilio Laguna dijo...

El parecido entre las dos especies (N. pallidulus y N. cantabricus) es pequeño, pero quizá el haber aportado foto del híbrido (con caracteres intermedios entre los anteriores) puede haber generado la confusión, dando a entender lo que has podido percibir.
N. pallidulus es un junquillo muy característico porque tiene los tépalos hacia atrás y sus flores, bastante pequeñas, miran siempre al suelo (tanto que en algunas regines le llaman 'nacriso llorón' o 'narciso triste'); la corona es algo urceolada (con forma de saco) y de boca lisa. Por el contrario N. cantabricus -qué mal tiene puesto el nombre¡¡- tiene los tépalos hacia adelante, corona embudada y de borde ondulado, y flores habitualmente más grandes. La planta que identifiqué y se publicó en 'Solienses' es N. cantabricus. Afortunadamente el híbrido Narcissus cantabricus x pallidulus es muy raro, lo que seguirá permitiendo que las distingamos con claridad. Eso sí, todo sea que con el cambio climático el híbrido aparezca con mayor abundancia (no sería el primer caso¡¡)